Mal aliento.

0
445

Halitosis. ¿Qué es la halitosis y cómo combatirla?

Comunemente conocida como mal aliento, la halitosis es el olor desagradable de la boca y se asocia a la deficiente higiene bucal o al síntoma de alguna patología.

Causas del mal aliento.

La causa principal de la halitosis es de origen bacteriana. En la boca conviven bacterias que conforman la flora oral y habitan los lugares poco oxigenados, por ejemplo detrás de la lengua y los desechos alimenticios son su principal alimento. Las causas de la halitosis pueden ser No Patológicas (producida por el mal aliento matutino, la edad, el uso de prótesis dentales o asumir ciertos fármacos, el tabaco, la dieta) o Patológicas (por sufrir una enfermedad periodontal, caries, higiene oral incorrecta o escasa, infecciones).

La halitosis puede ser oral o extraoral. La halitosis oral representa el 90% de casos en la población y se produce dentro de la cavidad oral principalmente a causa de la acumulación de placa bacteriana en la lengua, pero también puede originarse por problemas periodontales, caries, tabaco. En cambio la halitosis extraoral representa solo el 10% de los casos y se origina fuera de la cavidad oral a causa de patologías de las vías respiratorias, enfermedades sistémicas (diabetes mal controlada, infección renal, disfunción hepática, artritis) y enfermedades digestivas.

mal alientoPara el mal aliento.

Para diagnosticar la halitosis se observan aspectos como el estado de salud general del paciente, el estilo de vida, costumbres y hábitos que lleva, como así también la situación oral y los hábitos de higiene. El tratamiento de la halitosis busca disminuir la cantidad de bacterias que producen mal olor; y los agentes antimicrobianos usados para ello es la Clorhexidina de baja concentración 0.05%, el Cloruro de cetilpiridinio y el Lactato de zinc que han demostrado resultados muy eficaces en la reducción de las causas asociadas a la halitosis.

Halitosis. Tratamieno.

En términos generales el tratamiento para la halitosis recomendado incluye la realización de una limpieza dental profesional completa, realizar controles cada año y seguir las instrucciones de higiene que incluyen un correcto cepillado luego de las comidas, la limpieza completa de la lengua con un limpiador lingual, la utilización del hilo interdental junto con la implementación de un colutorio para realizar gargarismos y así alcanzar la parte posterior de la lengua y las cavidades difíciles de limpiar. De este modo podemos prevenir la halitosis y las enferemedades dentales por la acumulación de bacterias.